fbpx

Lo que no podés ignorar sobre la mejora de procesos.

Si llegaste hasta acá es porque estás seguro de que es posible hacerlo mejor.

Pero, para hacerlo mejor, hay algo que tenés que saber: toda mejora de procesos se erige sobre tres pilares: ahorrar, regular y también, evitar sobrecargas. Los dos primeros puntos están claros: alcanzar los mismos resultados con la menor cantidad de recursos (materiales y humanos) y administrar de manera inteligente, lo que implica seguir todos los pasos: desde planificar y organizar, hasta dirigir y controlar.

Pero ¿de qué se trata esto de evitar sobrecargas?

Para explicártelo es necesario mencionar al “Modelo Lean”. Este modelo organizativo para la mejora de procesos se basa en una producción sin desperdicios y destaca la importancia de no sobrecargar de trabajo ni a la maquinaria ni a las personas, para evitar males mayores (y siempre previsibles).

Sabés que las máquinas son diseñadas para dejar de funcionar una vez que alcanzan el límite que les fue impuesto desde su fabricación (por ejemplo, una balanza pesa la cantidad de kilos asignada desde fábrica), pero con las personas sucede algo diferente.

El capital humano suele realizar a repetición operaciones difíciles o que provocan fatiga extrema, adoptando posiciones antinaturales, aplicando más fuerza de la que su propio cuerpo puede realizar sin lesionarse o exponiéndose a condiciones ambientales que generan desequilibrios psicofísicos que terminan por enfermarles.

Por eso, para evitar la sobrecarga y lograr una mejora de procesos real es necesario:

  1. Analizar las operaciones de trabajo que requieren movimientos que pueden generar un impacto negativo en la seguridad y el bienestar de las personas.
  2. Realizar un análisis ergonómico con la finalidad de comparar los movimientos de los trabajadores con los estándares establecidos a nivel internacional.
  3. Involucrar a los participantes del proceso individual y colectivamente y reforzar sus competencias y capacidades individuales y grupales.
  4. Determinar la mejora que esperás alcanzar para, partiendo del objetivo, mejorar la ergonomía y la seguridad del proceso.
  5. Definir las acciones correctivas a aplicar dentro del sistema de fabricación y sobre la organización del puesto de trabajo.

De este modo, podrás garantizar la seguridad del lugar de trabajo y el bienestar de tus colaboradores, quienes, al fin y al cabo, lideran los procesos.

¿Estás listo para comenzar?

¿Querés conocer más sobre los beneficios de un programa de ergonomía?

Unite a la comunidad de empresas y profesionales que están mejorando sus procesos con ergonomía.

Consultores Ocupacionales Activar es el Responsable del Tratamiento de tus datos, con la finalidad de gestionar tu inclusión en la comunidad de Activar y de remitirte comunicaciones con novedades, promociones y nuevos artículos. Tienes derecho de acceso, rectificación, supresión, limitación, oposición al tratamiento y portabilidad.

Si te ha gustado este post seguramente disfrutarás leyendo también…

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Open chat