fbpx

El mapa de riesgos: una herramienta indispensable para la seguridad de tu empresa.

Un mapa es un elemento gráfico que resume mediante símbolos el estado de una locación geográfica particular.

En este caso, como su nombre lo indica, el mapa de riesgos señala, mediante símbolos, el nivel de exposición (bajo, medio o alto) a diversos peligros dentro de una empresa o en un área particular dentro de esta.

Por ello, debes considerarlo como un elemento irremplazable para informar a tus trabajadores de los riesgos a los que se exponen y crear conciencia de los cuidados que deben tomar durante su jornada laboral para no ser víctimas de accidentes ni presentar enfermedades laborales.

¿Qué datos debe contener el mapa de riesgos de tu empresa?

Todos aquellos que representen a los agentes generadores de riesgo dentro de tu empresa: sustancias químicas, vibraciones, ruidos, iluminación, frío/calor, radiaciones, malas posturas, sobre esfuerzo, bipedestación, levantamiento de carga, etc.

Asimismo, es importante resaltar que cada mapa es único, ya que da cuenta de la situación de una empresa en particular, por eso, para crearlo es necesario contar con el compromiso de toda tu organización.

Creá un mapa de riesgos colaborativo.

Si bien es indispensable la participación de especialistas de diversas áreas para el diseño del mapa de riesgos en tu empresa, su creación debe ser colaborativa.

Esto significa que tus trabajadores deben cooperar en todas las instancias, suministrando información sobre sus puestos de trabajo, funciones, tareas, materiales y elementos que manipulan, etc.

Así, partiendo de la identificación y de la observación de riesgos, el equipo procederá a recopilar datos mediante cuestionarios que, una vez analizados, servirán para establecer una lista de riesgos laborales y un índice de peligrosidad.

Con estos datos corroborados, esta herramienta interna permitirá descubrir las áreas, procesos y actividades de tu industria que podrían ser amenazados por distintos agentes, la probabilidad de ocurrencia de eventos adversos y el impacto económico de cada uno.

De allí, con el objeto de prevenir, eliminar o minimizar los efectos, si algún suceso relacionado con ellos tuviera lugar, partirán las recomendaciones.

Cómo habrás notado, todo esto convierte al mapa de riesgos en una pieza imprescindible para la seguridad de tu empresa y, por supuesto, de tu capital humano.

¿Querés recibir más información?

Quizá te interesen estos otros post…

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Open chat