fbpx

3 secretos bien guardados para aumentar la productividad empresarial.

El éxito empresarial siempre resulta del equilibrio entre gastos e ingresos.

Esto significa que lo que invertís debe permitirte generar una ganancia.

Pero, en pos de alcanzar la rentabilidad, se cometen errores que terminan incluso atentando contra la supervivencia de las industrias.

Para que este no sea tu caso, te contamos:

3 secretos que emplean las empresas para aumentar la productividad y no parar de crecer.

1. Apuestan a la dupla Ergonomía-Manufactura.

Estarás de acuerdo con que aumentar la productividad empresarial a cualquier costo puede resultar contraproducente.

Las ganancias que una industria puede obtener sometiendo su capital humano a sobrecargas de trabajo terminan en enfermedades profesionales, trastornos musculoesqueléticos e, incluso, accidentes.

Por eso, esta dupla, que correctamente aplicada permite incrementar los niveles de productividad y disminuir los indicadores de lesión, es el primer secreto para alcanzar tus metas empresariales.

Aumentar la productividad
Imagen: treston.com

¿Cómo hacerlo? Aplicando la ergonomía dentro de la modificación de los procesos de manera proactiva, no cuando las modificaciones han sido realizadas. Si te interesa conocer mejor el método, en este artículo te contamos los detalles.

2. Establecen metas y objetivos realistas.

Para hacer las cosas bien es fundamental reconocer el estado de situación al momento de proponer metas.

Esto significa conocer en detalle los indicadores de productividad y calidad, el índice de riesgo ergonómico de cada área y el número de empleados que presentan sintomatología por factores de riesgo ergonómicos.

Aumentar la productividad

De esta manera, la empresa puede aplicar los cambios de manera gradual y eficiente atacando primero los puntos más críticos dentro de su cadena productiva.

3. Fomentan la sinergia dentro de la organización.

Mejorar la productividad empresarial es, definitivamente, un trabajo que requiere del compromiso y del esfuerzo en equipo.

Cuando todas las áreas y trabajadores se comprometen, los cambios son menos resistidos y la motivación crece, porque el capital humano comienza a sentirse artífice de las mejoras.

Además, la comunicación permite optimizar la organización interna y la planificación conjunta posibilita la consecución de las metas en los plazos previstos.

Esperamos que estos 3 secretos te sirvan para comenzar hoy ese cambio que venís posponiendo y que tantas satisfacciones puede darte.

¿Querés recibir más información?

Quizá te interesen estos otros post…

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Open chat